La Apple //c, ¡a color! (actualizado)

jul 11

La Apple //c, ¡a color!  (actualizado)

En mi continua aventura con la Apple //c, he tenido muchas satisfacciones, pero una de las cosas que me molestan es el monitor verde. Para leer y trabajar en procesadores de palabras está bien, pero en los juegos, lo mejor de la Apple II, ver todo de un solo tono es a veces desesperante, sobre todo en juegos que tienen un cielo estrellado y a la vez te disparan, no hay distinción entre ellos.

Por esto y más, estuve buscando un monitor a color. Originalmente Apple sacó un modelo específico para la //c, pero es de 14″, muy grande y voluminoso. aparte de eso, es muy difícil de conseguir y a precio de oro. El último que encontré costaba arriba de los $300.

Mis otras opciones fueron conectarlo a una TV, algo poco práctico, y también probé un monitor LCD, sin buenos resultados, pues los monitores nuevos son de formato 16:9, mucho más alargados que el tradicional.

La mejor solución era conseguir un monitor del mismo tamaño, pero a color. En muchos foros pregunté si se le podía adaptar monitores de Macintosh Classic Color, de televisiones Sony, monitores de vigilancia, todos ellos de 9″, pero el tamaño o la circuitería no permitían adaptarlo en la carcasa del original verde.

Por fin hace unas semanas encontré una pantalla LCD de 8.4″ que después de comparar medidas, le quedaba exacta. La compré, y hoy me llegó.

Es un monitor Phillips, muy moderno, pero formato 4:3. Viene en circuito “pelado” sin base o carcasa alguna, lista para ser colocada en algún proyecto. Al conectarse, tiene tres entradas: RGB, AV1 y AV2. Estas dos últimas son clásicas entradas RCA, exactamente lo que necesitaba. trae también un panel con el LED, y botones para prender, seleccionar la entrada y ajustar color, brillo, contraste etc. en el monitor. Incluso maneja volumen, cosa que no necesito ni tiene bocinas integradas.

El primer paso fue probarlo. No venía con fuente de poder, pero es una conexión estándar 12 V, por lo que no fue difícil conseguir adaptador. De ahí, el momento de la verdad: conectarlo a la computadora.

¡Eureka! la prueba fue todo un éxito. Ahora, a ajustar la pantalla a la carcasa original.

Esto requirió varios ajustes, y al final un cartón para sostener en su sitio el monitor, atornillado a los hoyos originales.

Ahora se me presentan varios problemas: el monitor original mantenía la cubierta de plástico unida, al reemplazarla no hay forma de mantener juntas algunas partes, tendré que ideas la forma de añadirle tornillos o como último recurso pegarla. Esto no me gusta pues no hay forma de darle mantenimiento más adelante.

También tengo que idear una forma de ajustar el LED y los controles para ser utilizados por los controles originales del monitor.

Pero eso lo haré un poco más adelante, ¡ahora a disfrutar de mis juegos a color!

Actualización:

Como el monitor ahora no pesa nada, se cae fácilmente del pedestal. Me puse a hacer varios ajustes, entre ellos:

– atornillar el monitor al pedestal, tuve que comprar un tornillo especial pues el original es manufacturado y no encontre alguno que le quedara.

– Posicionar el botón de ajuste de brillo y el de encendido, para o tener dos hoyos a los lados del monitor.

– agregar una entrada de cable de poder directamente a la parte trasera, para que se vea como el original.

– Agregar la entrada RCA a la parte trasera para ser como el original.

Con estos ajustes, conecté el adaptador de corriente dentro de la caja del monitor, y de paso conecté el botón de encendido a éste para que funcione como el original. También reemplacé el LED del monitor con un cable largo para que funcione en la parte frontal del monitor, como el LED original.

En breve subiré fotos.

One comment

  1. Ernesto /

    ¡Qué buen proyecto!

    Un abrazo!

Leave a Reply